Trastorno de Personalidad Esquizoide según el DSM-V

Hay situaciones en nuestra vida en la cual deseamos estar completamente solos. Puede ser porque necesitamos tener nuestro propio espacio y así contrarrestar el aturdimiento que la acelerada vida actual genera en nosotros y evitar sentirnos arrastrados por las necesidades de “Todos” (Trabajo, familia, pareja, hijos, amistades,…) y retomar el contacto con nosotros mismos. Momentos como estos, son propicios para replantearnos nuestras metas, evaluar el trayecto por el cual dirigimos nuestras acciones, tomar decisiones en frío que podrán ser definitivas en nuestra vida y la de nuestros seres queridos, etc.

Estos momentos de aislamiento y de contacto con nosotros mismos, también se generan por eventos fuertes y negativos que podamos experimentar (muerte de un ser querido, haber sido víctima de un robo o secuestro, divorcio, etc), los cuales generan que nos repleguemos en nosotros mismos a fin de mantenernos seguros y evitar un resquebrajamiento de nuestro Ser y una vez la tormenta emocional haya disminuido, retomar nuestro contacto abierto con nuestro círculo íntimo y la sociedad en general.

Por lo cual, durante esta fase de ensimismamiento, es común separarnos emocionalmente de nuestra familia y amistades, dedicar más tiempo a realizar actividades en solitario, anular o reducir considerablemente nuestro deseo de tener intimidad con nuestra pareja, sentirnos incómodos en reuniones sociales ya que sentimos que por ahora no se ajustan a lo que sentimos emocionalmente, etc. Luego de un tiempo, comenzamos a retomar nuestra vida cotidiana, ya que nos fijamos nuevas metas o ajustamos el plan para cumplirlas de manera más eficaz, ya nos sentimos recargados porque logramos conectarnos con nosotros mismos  e incluso con actividades que siempre nos han gustado pero que habíamos olvidado a causa del acelerado ritmo actual.

En caso de que la causa de este ensimismamiento emocional sea debido a un evento negativo, es posible que hayamos iniciado una fase depresiva donde estas conductas se acrecienten por el consumo de alcohol, drogas, etc. La fase durará más tiempo pero terminará, ya que lograremos concientizar que no estamos solos, que tenemos amigos reales que se preocupan por nuestro bienestar y que aquello que nos debilitó, hoy nos fortalece.

Sin embargo, existen personas para quienes este estado de ensimismamiento en su mundo interior, dominado por actividades solitarias, con poca manifestación de placer al interactuar con otras personas (incluso desde el aspecto sexual) y expresión fría de sus emociones, es totalmente normal e incluso, se sienten sumamente cómodas.

Artículo Relacionado:     rs-psicovalero-francisco-valero-trastornos-de-personalidad-copia

Caso Daniel

A sus 35 años, Daniel había obtenido un desempeño notable como informático en una importante empresa de telecomunicaciones, lo cual le permite ser el nuevo integrante de un equipo de trabajo de alto nivel para desarrollar un proyecto que se esperaba apuntalaría a la empresa ante la competencia. Sin embargo, Daniel, quien siempre fue muy reservado y se abstenía de compartir con sus compañeros en momentos fuera del horario de trabajo, se replegaba cada vez más en sí mismo y no se ajustaba a la dinámica grupal que se necesitaba para alcanzar las metas organizacionales. Lo cual comenzó a generar fricción con los miembros del equipo y a disminuir su desempeño de manera notable. Ante la situación, es remitido al departamento de Psicología de una clínica cercana donde es diagnosticado de Trastorno de Personalidad Esquizoide.

Daniel, quien vivía sólo desde hace más de 15 años, presentaba una historia personal caracterizada por pérdidas familiares significativas (Muerte de sus padres a los 5 años, abandono de su tía quien lo cuidó hasta los 10 años), escaso contacto social incluso desde su adolescencia (indicando que nunca tuvo amistades íntimas) y experimentación de mayor placer al realizar acciones en solitario (juegos de videos, lecturas, etc) en detrimento de actividades sociales.

Como podemos observar, Daniel se sentía a gusto con sus intereses y su estilo de vida. Escogiendo una carrera afín a sus intereses solitarios en la cual incluso destacaba, sin embargo, es cuando se necesita que interactúa en mayor medida con otros individuos, que Daniel comenzó a sentir el deterioro de su desempeño y a causar una mayor incomodidad en las personas que lo rodean. Si bien su desempeño fue notable en sus años de carrera como informático, sus funciones le permitían enfocarse en buena manera en su trabajo ya que requería de poco contacto con sus compañeros, por lo cual nunca necesitó establecer una relación cercana con sus compañeros de trabajo para realizar su trabajo e influyó para que su Trastorno de Personalidad Esquizoide pasara desapercibido por tantos años.

Es importante recordar que entre los criterios que nos permite determinar la presencia de un Trastorno de Personalidad se encuentran, que los síntomas sean egosintónicos (el individuo se siente cómodo con lo que siente), afecta varias áreas de funcionamiento del individuo y este patrón de comportamiento se ha mantenido estable con un inicio desde su adolescencia o adultez joven.

Artículo Relacionado:   

No obstante, ante la existencia de diez Trastornos de Personalidad diferentes, será sumamente importante determinar los criterios específicos según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, conocido como el DSM-V, los cuales caracterizan el Trastorno Esquizoide de Personalidad:

1.- Patrón predominante de desapego en las relaciones sociales y poca variedad de expresión de las emociones en contextos interpersonales, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cuatro (o más) de los hechos siguientes:

     Ψ No desea ni disfruta las relaciones íntimas, incluido el formar parte de una familia.

     Ψ Por lo general, escoge actividades solitarias.

     Ψ Expresa bajo o nulo interés en tener experiencias sexuales con otra persona.

     Ψ Disfruta con pocas o con ninguna actividad.

     Ψ No tiene amigos íntimos ni confidentes aparte de sus familiares de primer grado.

     Ψ Se muestra indiferente a las alabanzas o a las críticas de los demás.

     Ψ Se expresa emocionalmente frío, con desapego o con afectividad plana.

2.- No se produce exclusivamente en el curso de la esquizofrenia, un trastorno bipolar o un trastorno depresivo con características psicóticas, otro trastorno psicótico o un trastorno del espectro del autismo, y no se puede atribuir a los efectos fisiológicos de otra afección médica.

Nota: Si los criterios se cumplen antes del inicio de la esquizofrenia, se añadirá “previo,” es decir, “Trastorno de la Personalidad Esquizoide (previo).”

Descripción Clínica y Factores Diferenciales.

La vida solitaria que llevan estos sujetos hace parecer que no tienen un sentido o dirección definida o al menos no cómo la sociedad considera que uno debe dirigir la vida. Por lo general comparten muy poco con otras personas, suelen desarrollar mucho tiempo en actividades que parecen vagas y solitarias, usualmente no se casan o no establecen una vida estable de pareja y son muy fríos, distantes e inexpresivos al momento de expresar sus emociones en distintos contextos. Esta inexpresividad de sus emociones puede estar presente incluso en momentos donde son atacados directamente por otros, dificultándose incluso expresar ira en respuesta a estas acciones. Aun así, muchos de estos sujetos pueden llegar a sufrir un Trastorno de Depresión Mayor cuando el aislamiento social ha sido muy marcado en su vida. De hecho, es justo la presencia de la depresión en estos sujetos lo que hace que en pocas ocasiones acudan al servicio clínico que es donde son diagnosticados posteriormente con el Trastorno Esquizoide de Personalidad. Generando mayor incapacidad en los hombres que la sufren.

Considerándose igualmente que la Estructura de Personalidad de estos sujetos es de base Psicótica, pudiesen experimentar episodios psicóticos muy breves (minutos u horas) en respuesta al estrés. Siendo incluso, este síntoma, un antecedente premórbido (Que antecede) del Trastorno Delirante o la Esquizofrenia. De hecho, hay mayor prevalencia de este trastorno en familiares de esquizofrénicos o con Trastorno de Personalidad Esquizotípico.

Como seguro ya habrás revisado en mi Post anterior sobre los trastornos de personalidad, el Trastorno de Personalidad Esquizoide se encuentra catalogado en el Grupo A, el cual es considerado, el grupo de los Trastornos de Personalidad Raros o Excéntricos en conjunto con el Trastorno de Personalidad Esquizotípico y el Trastorno de Personalidad Paranoide. Los Trastornos de este Grupo A tienen una relación muy estrecha con la Estructura de Personalidad Psicótica, la cual es la base de la Esquizofrenia u otros trastornos psicóticos. Sin embargo, estos tres trastornos de personalidad tienen elementos diferenciadores importantes las cuales hay que tomar en consideración para evitar confusión y lograr un diagnóstico acertado del sujeto.

El parecido con el Trastorno del Espectro Autista en relación a la dificultad para establecer relaciones sociales, hace presumir una disfunción biológica similar en conjunto con problemas en las relaciones interpersonales tempranas las cuales generarían estas deficiencias sociales.

En estos casos, la psicoterapia se orienta en un principio en señalar el valor de las relaciones sociales, establecer empatía, realizar y reforzar estrategias que incrementen su repertorio de habilidades sociales en distintos contextos en los cuales el sujeto se desenvuelva con regularidad y que puedan ser directamente aplicables. En un inicio se sugiere que el terapeuta identifique adecuadamente las habilidades y deficiencias sociales que posee el sujeto y establezca un programa individualizado. A medida que el sujeto avance en la adquisición de las habilidades, integrarlo en un grupo de terapia para que aprenda a ser flexible en distintos contextos sociales por medio de técnicas como el Role Play, desarrollo de la Inteligencia Emocional, dinámicas de grupo, etc.

Así mismo, será fundamental identificar su Red de Apoyo (Familiares directos, etc) que puedan colaborar en estas dinámicas fuera del contexto clínico y así reforzar el aprendizaje con mayor eficacia. Si bien no hay importantes investigaciones longitudinales que reporten la eficacia de estas estrategias, siempre será fundamental implementar estas actividades por un tiempo prolongado y así, no sólo conseguir resultados fiables, sino que lograremos que estos sujetos no necesiten acudir al servicio clínico por problemas depresivos ni episodios psicóticos breves a causa del estrés o la soledad y lograremos conectar al sujeto con la sociedad y su entorno familiar y/o laboral.

Artículo Relacionado:

Si consideras que este artículo ha sido de interés, te invitamos a leer otros artículos de nuestro blog y compartirlos en tus redes sociales para que tus familiares y amistades también accedan a esta información tan valiosa.

Suscríbete a nuestras redes sociales en: 

Que Dios bendiga tu camino y el de los tuyos.

Ψ Francisco Valero.

PsicoValero. 

 

Fuente: 2013. DSM-V Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Fifth Edition. American Psychiatric Publi-hing.

Fuente Imagen: http://w33bl1.weebly.com/uploads/5/4/7/2/54725335/951649354.jpg

Anuncios

Un comentario en “Trastorno de Personalidad Esquizoide según el DSM-V

  1. Pingback: ¿Soy Yo o Todos están Mal? Conoce los Trastornos de Personalidad. Guía DSM-V. | Ѱ Psicovalero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s